EN EL DULCE SILENCIO DEL MONTE…

48 Photos

Price

  • Sale: 175.000 €

Description

Así como la música y la palabra se complementan, los municipios de Benifairó de les Valls y Faura en la subcomarca de la Vall de Segó comparten historia y destino. Ambos municipios se erigen en terreno llano, rodeados de naranjales y montañas de escasa elevación desde las que se tienen espléndidas vistas del mar Mediterráneo. La playa de Almardá se encuentra a tan sólo 8 kilómetros.

Dedicadas a la citricultura, el origen de ambas localidades hay que buscarlo en dos alquerías musulmanas. Benifairó perteneció tras la conquista a la familia de los Vives de Cañamás. Faura, por su parte, perteneció hasta el siglo XVI a la familia Monsoriu y posteriormente a Juan de Vilarrasa, pasando a manos de los Vives de Canyamás, señores de Benifairó, tras la expulsión de los moriscos en 1609. A esta familia pertenecieron hasta la suspensión de los señoríos en 1814. En 1884 ambas localidades se fusionaron bajo el nombre de Villa de la Unión, volviéndose a separar en 1906.

Benifairó y Faura concentran un importante patrimonio artístico.
Faura cuenta con la Casa Condal que ostenta el escudo de la familia Vilarrasa (s.XV), la Iglesia de los Santos Juanes (s.XVIII), los restos de la muralla árabe y el lavadero público, un interesante ejemplo de arquitectura popular valenciana.
Por su parte, en Benifairó se erige la ermita del Buen Suceso, edificada sobre un montículo cercano y a la que se accede por medio de una escalinata de 189 escalones. En pleno casco histórico y a escasos metros una de otra, la Casa Palacio de los Vives de Cañamás (s.XVII) y la Iglesia de San Gil (s. XVIII), un interesante templo columnario de planta de salón, el cielo azul intenso del verano contrasta con la pesantez del marrón de sus muros. A pocos pasos en la calle donde se encuentra la Casa natalicia del ilustre pintor renancentista Alonso Sánchez Coello y al que, en 1930 el Ayuntamiento de Benifairó le dedica rebautizándola con su nombre, se encuentra también la casa Guarner, una casa del siglo XVIII en la que residió el bibliófilo y escritor valenciano Lluís Guarner, que entre otros muchos versos, escribió:

En el dulce silencio del monte,
mientras ruedan las horas, calladas,
mi alma triste, de penas transida,
del mundo cansada,
en las auras agrestes del campo
busca alivio que cierre sus llagas...
Y lo encuentra en rincón apacible
de densa pinada...

Podríamos seguir enumerando una a una las construcciones que han ido dando vida a Benifairó, pero completaremos este muestrario con la Casa Perentori, en la calle Mayor que alberga al museo etnográfico y que completa este muestrario de riqueza histórica y cultural de esta pequeña desconocida e ilustre localidad de la comarca del Murviedro.

En este precioso entorno, justamente entre la calle Mayor y la de Sánchez Coello, se encuentra esta histórica casa Señorial que data de finales del 1800. Con el acceso principal a la calle Mayor y el de servicio a la calle de Sánchez Coello, es un ejemplo de arquitectura tradicional valenciana. La planta baja conserva todos los elementos tìpicos de las casas campesinas del siglo XIX, como la amplia entrada con el paso del carruaje a la antigua cocina. Actualmente en esta planta hay dos habitaciones un amplio salón comedor con chimenea, la cocina, dos baños y un aseo, además de las estancias de servicio y almacén, que incluye un pajar y una caballeriza orgnizados a ambos lados del patio trasero. Aunque dicha planta ha sido reformada por las pasadas generaciones, la planta principal mantiene intacta su decoración y distribución, tres amplias estancias organizadas en torno a un vestíbulo que ocupa la parte central, propia de la burguesía local de finales del siglo XIX, donde destaca la profusión del azulejo y de otros elementos decorativos. Los pavimentos, asi como los altos techos con oscuras vigas de madera son originales. La tercera y última planta corresponde a la andana, utilizadas en los tiempos pasados para la crianza del gusano de seda. Esta cambra con estructuras de madera y cañas, era el espacio idóneo para esta actividad, ya que al estar en la parte alta de la casa, aislaba a los gusanos de seda de la humedad y del frío de la tierra. Todavía hoy es reconocible exteriormente por las ventanas de la parte superior de la fachada, las cuales son de pequeño tamaño y están situadas casi a ras del alero del tejado, ya que servían para ventilar la cámara y eliminar a su vez las bolsas de aire cálido que se acumulaban durante el verano.

Aunque hoy en día identifiquemos el paisaje de la huerta valenciana con el naranjo, no siempre ha sido así. Desde el siglo XV hasta mediados del XIX, la morera fue el árbol característico del campo valenciano, ya que la industria sedera se asentaba sobre la existencia de importantes extensiones de campos destinadas a su cultivo, cuyas hojas servían de alimento al gusano de seda.

La casa, si bien precisa de una reforma, es ideal para una familia amante de las costumbres y tradiciones de la región o para ser transformada en un elegante "Boutique-Hotel" o un encantador "Bed and Breakfast" que acoja a los viajeros ansiosos de cultura, historia y de la contemplación sosegada de la belleza del paisaje rural valenciano, uno de los más ricos de la península.

Es una magnífica oportunidad, sea una inversión o la casa para toda la vida y las futuras generaciones. Asesoramos con toda la profesionalidad, el entusiasmo y el amor que sentimos por las propiedades que comercializamos.

Surface - Rooms

  • Surface: 530 m²
  • Groos floor area: 530 m²
  • Terrace: 24 m²
  • Land: 229 m²
  • Rooms: 5
  • Bathrooms: 2
  • Toilet: 1

More info

  • Energy rating: In process

  • Orientation: Southwest
  • Balcony
  • Parking
  • Heating
  • Hearth

Situation

BENIFAIRO DE LES VALLS

Reference
C-3

Request information


Request sent successfully




Loading...